La época en la que las prostitutas enfermas eran más caras que las sanas

prostitutas-enfermas

Esta historia verídica no es reciente pero creo que, si muy interesante y digna para la creación de un artículo sobre ella. Habría que remontarse a la primera guerra mundial.

Todo lo que tiene que ver con lo militar, la prostitución e incluso las guerras, forman un triángulo indivisible que da para crear una biblioteca con los curiosos datos que genera. Lo que os narro hoy es, sin duda, uno de los más sorprendentes.

Prostitutas enfermas

En este momento de la historia, la prostitución y las enfermedades venéreas eran factores convergentes y absolutamente indivisibles. La falta de higiene, la escasez de recursos y las malas condiciones de trabajo de las meretrices, las convertían en un sector considerado como de “alto riesgo”, al estar totalmente expuesto a cualquier tipo de patógeno durante sus “jornadas laborales”.

Dicho esto, ¿por qué las prostitutas con mayor probabilidad de contagiar una enfermedad de transmisión sexual generaban mayor demanda que las sanas, aumentando así su caché?, ¿cómo es posible que sucediese algo tan irracional a primera vista?.

Prostitutas enfermas

La respuesta es sencilla: El miedo al frente de batalla. El contagio de forma sexual era, quizás, la manera más fácil de eludir el frente, obteniendo los infectados (al recibir su diagnóstico) el permiso por enfermedad.

Lo más impresionante de este curioso dato es que, debido a que no había tanta prostituta enferma para satisfacer los deseos de estos desertores, se creó un mercado negro en el que el pus gonorreico, mucosidades expectoradas por enfermos de tuberculosis y un sin fin de fluidos provenientes de personas insanas, se cotizaban al alza.

Los soldados empleaban los mismos en forma de pomada, untando la repulsiva sustancia directamente en sus genitales. Buscaban así la infección, incluso sin que actuase la transmisión sexual como vehículo.

Prostitutas enfermas

Pornoaburrirse

Un comentario

Responder
  1. Tenemos la antigua profesión la prostitución.Nos podemos remontar a las guerras del siglo pasado para ver este capítulo histórico perverso.esto fue en plena primera guerra mundial es que el ejercito con chicas de cía de la época siempre ha ido arraigados de la mano aquí se demuestra en estas imágenes retro que es cierto aunque de esto no se hable en ningún lado.

    Pero no todo era bueno porque era una época donde había mucha suciedad falta de higiene ellas no se lavaban la chochera los soldaditos fogosos corrían el riesgo porque era alto de a parte de pagarlas y pincharselas había mucho riesgo de un cien por cien de pillar bicho como sífilis gonorrea vamos que hasta pillaban ladillas esos pollones de tanto pelo en esas chocheras grandes de la época.

    Es impresionante querían morir pinchando antes que que morir en la batalla llena de bombas y de tiroteos porque estando contagiados no eran aceptados en el frente así se escaqueaban.

    Claro que no era fácil pillar una pilingui que contagiara pegase el bicho todas estaban sanas eso no gustaba.Ya tuvieron la solución ir a lo ilegal reunir en los bandos los soldados mujeres de compañía que trajeran alguna enfermedad o todo el lote completo de bichería garrapatas,ladillas tuvieran el horrible sífilis gonorrea hasta más enfermedades de la muerte ellos encantados pagaban mucho al mejor postor.

    En resemen aunque parezca mentira estos soldados son más listos que el hambre preferían una muerte erótica que una bélica para irse no doloridos sino placenteramente al otro barrio.No me sorprende yo hubiera hecho lo mismo morir pinchandó olé!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *