Nuevo documental sobre Rocco Siffredi

¡Su día a día en la industria que le ha convertido en una leyenda!

Rocco Siffredi

A sus 52 años, su nombre sigue siendo uno de lo más venerados en la industria del porno. En 2006 decidió dejar de “actuar” y pasar a dirigir y producir sus propias películas X, pero no aguantó mucho y volvió a la acción cuatro años después. Rocco Siffredi es uno de los pocos actores que ha logrado romper los tabúes propios de la pornografía y ser reconocido mundialmente, y ahora su vida ha sido llevada a la gran pantalla con un documental presentado en el Festival de Venecia.

En ‘Rocco’, como no podía llamarse de otra forma, protagoniza un retrato crudo, sin tapujos o escenas censuradas, que intercala una serie de entrevistas con el actor con imágenes de su día a día a través de las cuales se desvelan las bambalinas de la multimillonaria industria de la pornografía. La obra, dirigida por los franceses Thierry Damaiziere y Alban Teurlain, ofrece un recuerdo contado por el propio Siffredi desde sus primeras experiencias sexuales (a los 8 años) hasta su “cruz”: una “sexualidad a 360 grados” que le ha llevado a tener sexo con mujeres de todas las edades.

Rocco Siffredi

En el documental, Siffredi hace una confesión que ni siquiera su mujer conoce: el día del funeral de su madre volvió a sentir ese impulso sexual al abrazar a una mujer de 80 años amiga de su madre que lloraba tras su fallecimiento. En ese momento, narra, se bajó los pantalones y la anciana le practicó una felación. “He querido explorar la sexualidad a 360 grados y, por eso, he mantenido sexo con chicas de 18 años y con mujeres de 70 u 80”, confiesa Siffredi, que acumula a sus espaldas decenas de títulos desde que comenzara su carrera en la década de 1980.

También se adentra en la relación que mantiene con su esposa, la húngara nacionalizada italiana Rozsa Tassi, quien afirma que no siente celos: “Rocco conmigo hace el amor, con las demás practica sexo”. El actor elogia a su esposa, “una mujer pura” que le ha dado una familia, lo que, revela, estaba convencido que no tendría, y en segundo lugar porque, asevera, “ha comprendido que sin porno no puedo vivir”. “No consigo disfrutar de una vida tranquila sin el sexo”, zanja.

El documental también aborda el ámbito profesional, exhibiendo de manera descarnada los entresijos de la industria pornográfica, las horas de preparación de los actores y actrices antes de una sesión de sexo duro o los trucos a los que recurren antes de desnudarse frente a la cámara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *