El día que Penélope folló en la destartalada habitación del Motel

Andy portada

Penélope no iba ni siquiera a vestida para la ocasión. Llevaba una camiseta ceñida, de esas que ella usaba para estar en casa, y unos pantalones cortos. Había decidido salir a hacer una ruta de senderismo y la tocaba hacer noche en un viejo motel, el único que había encontrado por la zona.

Dejó la mochila en la cutre habitación y se tumbó en la cama. Rápidamente escuchó unos pasos en el pasillo y llamaron a su puerta. Entró un chaval joven, y la pidió que le dejara entrar en la habitación, que se acababa de marchar y que se había olvidado unos pantalones vaqueros.

Morena follando

Morena follando

Morena follando

Penélope vio aquí su oportunidad de realizar una de sus fantasías eróticas más recurrentes, follar con un extraño. Así que sin muchos miramientos le propuso a su nuevo amigo que se sentara en la cama un rato con ella.

Morena follando

Morena follando

Morena follando

En un visto y no visto, Penélope comenzó a sobar el pene de su nuevo compañero de habitación, le bajo los pantalones y comenzó a chuparle la verga lenta pero inexorablemente. Él estaba totalmente excitado, así que tras gozar un rato de la felación de su nueva amiga decidió que era el momento de “devolverla el favor”.

Morena follando

Morena follando

Morena follando

Una vez que los dos se había disfrutado de sendas felaciones, él agarró a Penélope, la puso a cuatro patas y comenzó a embestirla brutalmente. Nuestra querida protagonista de hoy se dejaba llevar y sólo estaba concentrada en disfrutar de su nueva experiencia sexual.

Morena follando

Morena follando

Morena follando

Tras probar varias posturas, Penélope ya se había corrido cinco veces. Jamás la había sucedido eso. Así, que no lo dudó ni un momento y cuando sintió los espasmos de su compañero de juegos, se puso de rodillas y dejó que su amigo se corriera en su boca. Había sido el polvo de sus vidas.

Morena follando

Morena follando

Morena follando

Morena follando

Pornoaburrirse

4 Comentarios

Responder
  1. La historiac de una chica llamada Penélope una choni que viste de cualquier manera como se observa iba con una camisa del rastro y uno pantalones caídos vamos iba echa una farraguasElla estana haciendo una ruta de anar que le tocaba pararse en un pequeño hotel para reponer fuerzas.

    Ella entró en su habitación se recostó en la piltrafa oyó unos pasos llamaron sorpresa sorpresa era un maromo bien giuapo que entró allí por olvidarse una prenda suya ella le encantó mucho ese chico.

    Como buena zorra espabilá vio aquí a su presa que no podía dejarla escapar así le dijo que se acomodará allí con ella charlar pero ella quería algo más que eso que ría su pinchito.

    Le atrajo tanto que enseguida se fue a meterle mano a su paquete allí ella le sacó su gran pollón agachada al pilón le hizo las mamadas de su boca lengua húmedas muy suave de manera rápida pero ellas como se ve le práctico un beso negro es decir le relamio su agujero anal de buebnas lenguetadas.Este estaba muy palote perdido que le propuso una guarrada sexual.

    Sin más dilación parasaron a las posturas de penetración chuminal primero a mirarla a CUenca de cuatro patas de buenas cabalgadas muy caneras.Ella estaba sintiendo unos pollazos de un encuentro erótico muy apetecible del morbazo.

    Allí hubo varias posturas copmo de pilón misionera con buenos mete sacas pollón chumino cañeras,de bombeo con buenos meneos hasta de kamasutra plancha con más metidas sacadas pollón chumino más cañeras ella tuvo unos cuantos squintings por tanto placer este ya con tanto darla folleteo dfel bueno por se corrió de semen lefa en la boca de la bien follada dandola mandanga de la buena.Disfrutaron mazo los dos del momento ardiente eso estaba dabuten!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *