La historia de una reconocida periodista y webcamer, Melissa Gira Grant

melissa-portada

Melissa Gira Grant es periodista y tiene 36 años. Nacida en Boston, con estudios de literatura en la Universidad de Massachusetts y en sexualidad por el National Sexual Resource Centre’s Institute on Sexuality, Health, and Inequality, por la Universidad Estatal de San Francisco. Fue También una de las primeras chicas webcam emitiendo en directo de la historia.

Al igual que miles de mujeres, Gira recurrió al trabajo sexual para poder pagar sus estudios universitarios pero, debido a que su experiencia tiene que ver con el Internet, su perspectiva sobre la prostitución y los prejuicios contra las trabajadoras sexuales son mucho más completos y abiertos.

Melissa Gira Grant

Para Gira, se le pone demasiada atención al aspecto “sexual” y muy poca a la de “trabajo”. En libros como Playing the Whore: The Work of Sex Work, ha expuesto el punto de vista de las trabajadoras sexuales, quienes no necesariamente son víctimas de la trata de personas ni casos desesperados que buscan salvación como promueven constantemente los medios de comunicación cuando tocan el tema.

Las medidas legales que los gobiernos implementan para detener la prostitución, parten siempre de un modelo de criminalización. Por ello, en la mayor parte del mundo, el criminal es la trabajadora sexual, en otras ocasiones el proxeneta, y en el caso del “modelo escandinavo”, el cliente aunque el hecho criminalizar al cliente tampoco resuelve nada en términos de seguridad laboral y condiciones de vida para las trabajadoras sexuales que deben “hacer calle”.

Melissa Gira Grant

El boom de los chat-rooms en los 90 llevó a la creación de “zonas rojas” del Internet, donde millones de personas podían ver espectáculos de sexo en vivo, interactuando con lo que veían en pantalla. Pronto, las tarifas comenzaron a subir y las webcam-girls comenzaron a hacerse de condiciones financieras que les permitieron dedicarse a hacer shows un par de veces por semana en lugar de buscar un trabajo de tiempo completo, que les aportaría incluso menos ingresos.

Gira, trata de explicar en su obra que las trabajadoras sexuales no gozan de las flexibilidades de las chicas webcam. Es un problema sumamente complejo y las artistas se multiplican a medida que los tiempos avanzan, pero Gira es un ejemplo perfecto de que la división del trabajo en nuestros días requieren marcos de comparación y evaluación apropiados para nuestra época.

Pornoaburrirse

Un comentario

Responder
  1. Como se nota que se necesita ser pluriempleada estas periodista yankee es la respuesta y es que ella cubre cubre la intersección de sexo, la política y la tecnología. Grant ha escrito para La Nación, el Atlántico, Wired, The Guardian, la Razón, Glamour, Slate, Jezabel, Rizoma, AlterNet, In These Times , y $ pread. Ella es editor colaborador de los Jacobinos.

    Grant era un miembro de la Unión Exotic Dancers [ 9 ] y miembro del consejo de la señora fuerte Theater en San Francisco. Subvención trabajó en St. Clínica de Enfermería James en San Francisco desde 2006 a 2009. Más tarde, ella estaba en el personal de la Fundación Tercera Ola una justicia social y la fundación feminista en Nueva York. Ella era un reportero en Valleywag en 2008. Ella es una ex trabajadora sexual. Gira fue una de las primeras “chicas en cámara Web.” En 2006, San Francisco Chronicle informó que tenía una audiencia diaria de 4.000 visitantes después de 12 años como una chica cam.

    Como explica en Reproducción de la Ramera :

    “El mantenimiento de este tipo de silencio selectivo sobre mí es sólo un medio temporal, y en última instancia, la insuficiencia, de resistencia. Es una táctica hasta que llegue el momento, o se hace por venir, cuando puedo compartir mi historia en condiciones jurídicas y económicas más favorables para mí ya otros que todavía hacen el trabajo sexual. Mientras esperamos, y también porque es tan importante, quiero cambiar de puesto su mirada de la de los trabajadores del sexo a las fantasías de la prostitución que ocupan y obsesionarse aquellos que buscan abolir, control o beneficio desde el trabajo sexual “.

    En resemen esta bien buena vale para hacer porno porque yo me imagino alguina de nuestras periodistas macizonas haciendo lo que hace ella darse placer al cuerpo no estando amargadas con tanta política joder!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *