La excepcional mamada de la morenita más viciosa

negrita portada

Estaba claro que cuando te la encontraste por la calle, mirándote de manera lasciva, no te esperabas cómo iba a acabar todo. Sólo la miraste y viste en ella a una Lolita de tez oscura. De repente y sin saber por qué, sentiste un impulso incontrolable y te acercaste a ella.

Era morena, muy joven y sonreía todo el rato. Tras intercambiar las primeras palabras, no lo dudaste y la invitaste a tu casa. Ella accedió y en tu cabeza comenzaron a sucederse los acontecimientos que estaban por llegar.

negrita chupona

negrita chupona

negrita chupona

Porque ella desde el primer momento se mostró interesada por ti. Te explicó que era nueva en la ciudad y que necesitaba conocer gente, así que tú le ofreciste tu incondicional apoyo, y tu polla.

Así que una vez en el calor de tu hogar ella te bajo los pantalones sin avisar. Se tiró a tu entrepierna y comenzó a chupártela. Tú no dabas crédito, ni en tus mejores sueños habrías pensado que lo que estaba sucediendo era real. Y es que nuestra morenita de hoy es de lo más lasciva, la encantan los penes y te lo está demostrando.

negrita chupona

negrita chupona

negrita chupona

No te mostró ninguno de los secretos más íntimos de su cuerpo excepto su sexo, pero tampoco te importó. Tu nueva “partener” es de lo más “atenta” y decidió tomarse su tiempo para lamer y saborear tus partes más íntimas. Y tú, que eres todo un caballero, no pusiste ninguna pega.

Poco a poco comenzaste sentir ese espasmo pre eyaculación. Dudabas si avisar o no a tu joven amiga, pero una mirada suya te convenció de que no, ella quería acabar a lo grande, con un final feliz en toda regla. Así que ni corta ni perezosa provocó que te corrieras como hacía mucho tiempo que no lo hacías, y mirándote a los ojos llevó tu semen a lo más hondo de su estómago.

negrita chupona

negrita chupona

negrita chupona

Después de acabar, ella se limpió, te dio su número de teléfono y como una pantera, desapareció sigilosamente. Tú, inmóvil, con los pantalones bajados, memorizaste los números y te sentaste. Ya estabas pensando en volver a verla.

negrita chupona

negrita chupona

negrita chupona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *