La Sexóloga: Sexo Lésbico, el momento de las lesbianas

lesbianas-portada

Existen evidencias de conducta de tipo masculino entre las lesbianas cuando eran niñas. Según el Manual de Sexología Humana, el colectivo de lesbianas, más que las mujeres heterosexuales, argumentan haber sido “marimachos” durante la etapa de su niñez.

Es así, porque preferían los juegos violentos a jugar con muñecas, o vestir ropa de chicos antes que bonitos vestidos, pero si bien es cierto, no todas las lesbianas han tenido conductas masculinas, ni de pequeñas ni de mayores, ya que cada vez hay más lesbianas femeninas.

Lesbianas - sexo lesbico

En cuanto al mundo lésbico, la gran pregunta es… ¿Cómo es el sexo entre dos mujeres?, ¿Cambia mucho al de un hombre con una mujer? Más de la mitad de las entrevistadas contestan con un sí rotundo, ya que todas hemos oído la frase que dicen muy a menudo los homosexuales, “Si lo pruebas, repites.” ¿Será este el motivo del tráfico que existe a la salida del armario?

A pesar de esto, Yaiza Martínez especifica que “el sexo cambia según con la persona que hagas el amor”, es decir, por una parte, el sexo “es más sensual si practicas unos preliminares eternos”, pero a fin de cuentas, “depende de la pareja, es más sensual si quieres, porque siempre mola sacar un lado más salvaje y no hacerlo tan monótono, ya que existen mil juguetes para no caer en la rutina del sexo oral”.

Lesbianas - sexo lesbico

Inés García, por ejemplo, opina que el sexo entre dos chicas es más suave, “no es tan acelerado como hacerlo con un chico”. Natalia Vilaplana, al respecto, quiere destacar la enorme diferencia que existe entre practicar sexo lésbico o sexo con un hombre. “En el sexo lésbico es todo más intenso y más cariñoso, mientras que el sexo con un hombre es básicamente centrarse en la penetración, más forzado, más irracional”. “Exacto, nosotras en nuestras relaciones sexuales jugamos mucho con el tacto, las caricias y las masturbaciones propias”, le amplía Inés García.

Ninguna de las entrevistadas, las cuales han utilizado para este reportaje un nombre falso por respeto a su intimidad, esconde su homosexualidad. “No lo oculto, pero no me gusta proclamarlo, los heterosexuales no lo hacen, ¿por qué nosotras si?”, se cuestiona Natalia.

– Salir del armario:

La aceptación propia o la manifestación de la sexualidad son dos partes muy importantes que se agrupan a la expresión tan generalizada “salir del armario”. Es por ello por lo que se necesita un tratamiento individual de cada parte.

Saber quien eres, vivir de acuerdo con lo que eres y sientes y no tener miedo de lo que puedan pensar los demás sobre tu modo de vivir la vida. Estas serían las fases que definen esta expresión.

Lesbianas - sexo lesbico

Aceptarse a uno mismo sería el primer paso, seguido del momento en que se cuenta por primera vez a alguien de confianza, y por último, y más importante, aceptarse socialmente. Una chica puede considerarse lesbiana pero no decírselo a nadie, y no por ello deja de serlo, sino simplemente no se siente segura de salir y lanzarse a la sociedad. Muchas chicas afirman que no lo ocultan, pero tampoco lo proclaman, igual que los heterosexuales no lo hacen tampoco.

Aún así, poco a poco, parece que las chicas van saliendo de ese armario que la misma sociedad les ha puesto alrededor, y el texto que escribo a continuación es la verdadera historia de una chica que describe cómo llegó a la conclusión de que era bisexual.

Lesbianas - sexo lesbico

“Todo pasó cuando tenía 15 años. Soy bailarina, así que desde pequeña he visto la desnudez como algo natural y siempre me he cambiado en vestuarios entre mujeres sin que me llamaran la atención:

Un día un amigo de mi grupo habitual me dijo que esa noche iba a venir una amiga suya. Me la presentaron, asegurándome que me iba a caer muy bien y que nos íbamos a llevar genial, y en efecto, nunca hasta el momento había conocido a una mujer así… era fuerte y sarcástica, y estaba un poco ida de la cabeza… nos tiramos 2 horas hablando aquella tarde, en poco tiempo nos hicimos muy amigas después pero… aquella noche ocurrió algo que ni yo ni nadie esperaba.

Estábamos en uno de nuestros pubs habituales. Ya llevábamos un buen rato bebiendo con dos amigos,  y recuerdo que llevaba un buen punto cuando a mi amiga se le ocurrió la bendita idea de decirme: ‘Sofii!, vamos a demostrarles a estos dos lo que es un beso de verdad!!  y me besó y…. me gustó.

Estuve una semana comiéndome el coco sin saber si me había gustado por la borrachera… o por que me gustaban también las mujeres. ¿Era heterosexual y había sido el alcohol?, ¿era bisexual?, ¿era lesbiana? Yo solo sabía que tenía que salir de dudas, que no me importaba lo que fuese, pero que quería saber que era para asumirlo y seguir con mi vida. A la semana volví a verla  y, aprovechando un momento solas, le conté lo que me pasaba… que no sabía si aquello me había gustado por la borrachera o por que me atraían las mujeres… ella era bisexual, y muy abierta de mente, así que después de reírse de mí y llamarme tonta por la vergüenza que pasé para decírselo, me besó y me dejó completamente claro que sí  me atraían las mujeres, sin alcohol ya de por medio.

Nunca volvió a pasar nada entre las dos, y ahora somos muy amigas… Se que soy bisexual desde entonces, y siempre ha supuesto más un problema para mi entorno que para mí… ya que al parecer ser bisexual todavía tiene más ”pecado” que ser homosexual… pero todo el problema que pueda suponerle a los demás, es todo el que no tuve yo a la hora de asumirlo.”

Pornoaburrirse

2 Comentarios

Responder
  1. Vaya! yo soy un apasionado al sexo lésbico por muchas razones porque ellas se lo saben montar solas sin necesidad de un pollón es decir que eso pueden tener meterse los dedos o meterse esos dildos sueltos o con cinturones.
    No creo que sean lesbianas por ser marimachos es como si un gay es afeminado no tiene porque ser así una chica lesbiana puede ser una chica que viste como una chica hetero.Lo que pasa que las mujeres saben disimular este aspecto no se nota tanto como los hombres ya que quien podía pensar que ver a dos mujeres besandose acariciandose puede pensar que son amigas o novias pero bueno a mí me da ese puntillo de que como algunos hombres nos gusta ver gozar follar a dos mujeres o más en lo que yo llamo duelos sáficos coñitos con coñitos.
    Es que ellas ponen mucha glamour y pasión en montarse sus sesiones de sexo porque hay que imaginarse un mundo de lesbianas sería magnífico y algo muy subidito de tono.
    Me considero un consumidor viciado de viciosas lésbicas para mí ver una escena entre dos mujeres o más sin hombres me sube la adrenalina y me pone mazo mogollón!
    Ojala fuera mujer para sentirme lesbiana o bisexual porque es algo bonito y es que como decía Mecano mujer contra mujer y el sexo lésbico es para mi un gusto y un placer viva el folleteo afectivo entre ellas que lo valen1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *