La belleza, absolutamente sexual, de Miranda Kerr

mirandaker-portada

Es difícil encontrar entre todo este maremagnum de bellezas que pululan por la red un icono reconocible, una figura altiva que pueda mirar al resto con desdén. Miranda Kerr podría ser una de esas figuras. Su rostro aniñado y sus rasgos semivirtuales la han convertido en una referencia del mundo de la moda y, cómo no, del de las fantasías. No en vano, la Kerr es la mejor embajadora de esa pasarela del sexo tapado que es Victoria Secret.

A sus 28 años (cumple 29 en unos días) esta australiana vive de un rostro que dice que ella no tiene esa edad. Al verla, con esos rasgos infantiles y pícaros, uno tiende a pensar que está ante otra de esas bellezas juveniles que arrasan por internet y que se dan a conocer antes si quiera de llegar a la mayoría de edad.

Algo así le paso a Kerr, que comenzó en esto de la moda a los 13, lo que la convierte en una auténtica veterana del mundo de la pasarela. Desde entonces, mayoría de edad ya cumplida, Miranda Kerr se ha transformado en el rostro, el cuerpo y las piernas de todo tipo de marcas que han visto en su sexualidad y alegría una insignia de ventas clara y aprovechable.

Nosotros, en cambio, vemos un cuerpo de escándalo a un bello rostro pegado, una piel aceitosa y tersa que completa la figura de una modelo de rostro único, de ojos increíbles y desafiantes. Una mujer que, pese a estar ya lejos de la adolescencia, sigue encarnando el eterno arquetipo de la sensualidad juvenil: delicadeza, atrevimiento y una aparente necesidad de seguir descubriendo cosas nuevas. Y que dure.

Miranda Kerr

Miranda Kerr

Miranda Kerr

Miranda Kerr

Miranda Kerr

Miranda Kerr

Miranda Kerr

Miranda Kerr

Miranda Kerr

Pornoaburrirse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *