Jueves Santo de pasión, desnudos y monjas cachondas

Hoy es Jueves Santo. Esto quiere decir, concretamente, que hace una buena pila de años que tuvo lugar la Última Cena, esa reunión entre unos apóstoles y un hijo de Dios para programar y organizar lo que serían los siguientes 2000 años de religión occidental. Desde entonces ha llovido mucho. Tanto que hemos llegado a un punto en lo que lo prohibido no es más que otro lugar que alcanzar. Por eso, no es de extrañar que las monjas, esas monjas rectas y duras, formen parte del imaginario erótico y colectivo de muchos.

Y es extraño. Es extraño porque servidor no recuerda haber visto en su vida una monja atractiva. Atrás debieron quedar los años en los que las novicias eran jóvenes e inocentes hijas de Dios dispuestas a apagar su fervor sexual en pos de una vida junto al altísimo. Todos, por desgracia, tenemos en mente a la monja de berruga y coscorrón, la monja con lo olor a cerrado, almizcle y humedad.

En cambio, en algún lugar oculto de nuestro subconsciente, las monjas siguen estando ahí como referentes eróticos, como manzanas prohíbidas a las que hincarles el diente o lo que nos dejen. No en vano, las vemos como personas o seres que limitan su propia humanidad y esconden sus propios placeres bajo un buen número de capas de tela blanca y negra. Son ellas, las monjas, las que se perfilan ante nosotros como seres repletos de sexo que un día, sin más, revientan para terminar por hacer las delicias sexuales del tipo de mantenimiento del convento, del cura de la parroquia o del chico de los recados.

Monjas

Monjas

Monjas

Monjas

Monjas

Monjas

Monjas

Monjas

Monjas

Monjas

Monjas

Una fantasía que, como comprenderán, ha prendido muy mucho en el imaginario colectivo no sólo erótico sino también pornográfico. Por eso, que levante la mano el que no haya visto hasta ahora una buena y caliente película porno en la que una monja tenga muchas cosas que llevarse a la boca.

Pornoaburrirse

 

1 Comentario

 

  1. 6 abril, 2012  15:09 por Chulapichi Responder

    Me confieso soy creyente y muy perverso y estoa mezcla explosiva me hace fantasear y están entre mis fantasías eróticas son las monjas novicias porque siempre digo que el hábito no hace al monje ni a la monja novicia porque claro a mí me da morbazo que las monjas novicias y los curas follen porque son seres humanos y porque es un placer muy divino.
    POrque quien se ha visto aquella película X de Luca DAmiano PUTAS DE CLAUSURA EH? ya que en ese convento todo el mundo pecaba y pinchaba esto nos hace comprender que hay cosas ocultas detrás de las paredes de los conventos.
    Como digo me excita ver estas imágenes de las monjas resalto la que tienne una perfecta cruz cristiana en su parte chuminal o la que tienen buenos pechotes y haciendo movimientos delante de la cruz a todas amén y ay! omá que ricaas!

Comenta este artículo

 

Tu dirección e-mail no será publicada.