Fetichismo: Cuando el masaje acaba en sexo duro

masaje sexual portada

Muchos de vosotros habréis aprovechado esos masajes furtivos en cualquier lugar para sobar a esa chica que tanto te gustaba. Pero hoy no hablamos de masajes eróticos, sino de aquellos que se acaban transformando en duras noches de sexo duro. Sí, del polvo en el que no haces prisioneros.

El masaje sexual no se limita simplemente a un mero sobeteo que acaba con final feliz, no. En este fetichismo, el masaje es simplemente un calentamiento para poner cachondo a la persona que tienes enfrente para seguidamente embestir con tu verga a esa chica que hasta hace dos minutos tenía la toalla cubriendo sus partes más íntimas.

Fetichismo: masaje sexual

Fetichismo: masaje sexual

Fetichismo: masaje sexual

En muchas ocasiones, suele ser algo casual. Un rocecillo por aquí, un “que se te cae la toalla” por allá y ale ya lo tenemos hecho. En otras ocasiones, es una parte muy importante del coito en el que los oleosos productos que sirven para dar masajes se convierten en afrodisiacos que hacen que el ímpetu sexual llegue sin avisar y de una manera más que efectiva.

En estas situaciones la cosa suele acabar en perversión. Y es que imagínate que, inocente de ti, vas a que te den un masaje y cuando estás semidesnudo, relajado, pensando en las musarañas, te das cuenta que las manos de la fisioterapeuta que te atiende amablemente están muy, muy cerca de tu entrepierna. Te empiezan a rozar y cuando levantas la cabeza ves esa cara de lascivia con la que nunca habías soñado.

Fetichismo: masaje sexual

Fetichismo: masaje sexual

Fetichismo: masaje sexual

Claro, el polvo que viene después del cruce de miradas es apoteósico. Follarte a una completa desconocida no sólo tiene morbo, si no que, como en este fetichismo, puede acabar siendo una perversión que hace que te empalmes en cuanto ves una camilla blanca con una toalla encima, aunque este vacía.

Fetichismo: masaje sexual

Así que si aún no tenéis plan para esta noche, podéis ir a una sala de masajes a ver si por casualidad aparece alguna de estas lindas masajistas y acabáis el año como nos gusta en Placeres Virtuales. ¿Os animáis?

Pornoaburrirse

Un comentario

Responder
  1. Conocemos los masajes con final feliz ahora estos masajes se pueden combinar con sexo extremo comenzando suaves ya que se puede acabar como un bestia con elacto sexual perverso del bueno.

    Consiste en pasar el salami por las zonas erógenas de la mujer para que se ponga muy muy fogosa acabe sucumbiendo al bue placer de dejar de relajarse a ponerla en plan putona sexual!

    También puede ser que se nos< escape un buen roce a posta a acariciar una teta se junta que se dan mucho vaselina afrodisiaca que da mucho agusto relajamiento muchas ganas de dar mandanga a la sujeta viciosa ya que se queda uno restregado de buen aceite con subidón!

    En nuestro caso que estemos con una buena chica de cía nos pase sus manos suaves por nuestro cuerpo acabe pajeandonos mucho que nos tiremos a ella a follar tras un relax con mucho sexo sin parar.Eso sí es toda una fortuna pinchar a polvazos tras tanto aceite arder de erotismo.

    Esto se suele hacer entre desconocidos es que el efecto es muy perverso te encuentras con un pivón te pones muy muy palote aunque veas a ese pivón relajada tu quieres darle un sexo salvaje que no olvidará.

    En resemen para los que tenéis pasta como estos pervertidos de Toto y cía iros a un sitio o casa de citas con calidad a daros un masaje yo lo hacía antes en mis buenos tiempos me daba mucho gusto y placer animarse a estos masajes muy suculentos extremos de buenos meneos subidón!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *