Fetichismo: Las Pornochachas, la perversión transformada en pulcritud

pornochachas portada

¡Ains! El mito de las pornochachas, esas empleadas del hogar que te limpian el polvo y te hacen la colada vestidas sólo con un mandil y una cofia. Un objeto de deseo para unos y un fetiche obsesivo para otros porque, ¿a quién no le gustaría tener una en casa para acabar con la tensión del trabajo?

Y es que las pornochachas han vuelto con fuerza. Ya no sólo están demandadas sino que además ha habido un espectacular crecimiento de mujeres que se anuncian ofreciéndose para limpiarte el baño en pelotas y de paso, si procede, ser tu esclava sexual durante unas horas.

Fetichismo: Pornochachas

Pues bien, hasta aquí todo normal. Lo que pasa es que ya son muchos los que están obsesionados con este tipo de empleadas del hogar y las han convertido en una fetiche sexual que no se pueden quitar de la cabeza, Así que ni cortos ni perezosos las contratan para cumplir sus perversiones sexuales más íntimas y de paso, tener el baño limpio como una patena.

Fetichismo: Pornochachas

Fetichismo: pornochachas

Fetichismo: pornochachas

Tiene que ser realmente estresante para nuestra verga tener a una mujer vestida tan solo con un corto y ceñido corsé y una cofia dando sensuales paseos por el salón de tu casa. Sin contar con las verdaderas atrocidades sexuales que tiene que pasar por tu cabeza cuando sabes que esa chica que trabaja en tu casa está a tu completa disposición y que su entrepierna es un gran buffet libre que puedes comer, cenar o merendar a tu antojo.

Fetichismo: pornochachas

Fetichismo: pornochachas

Fetichismo: pornochachas

Perversiones, fetichismos y obsesiones que se unen en el contoneo de una sola señorita que te pasará el aspirador a la vez que pondrá el culo en pompa para que así, sin avisar, comiences a embestirla, mientras la profanas el ano de manera brutal. Así que si no te apetece limpiar y tienes un dinero ahorrado, no lo dudes, contrata una pornochacha y déjate llevar por el lado oscuro del plumero. Te encantará.

Fetichismo: Pornochachas

Pornoaburrirse

Un comentario

Responder
  1. Buen artículo referido a las pornochachas voy a hacer un inciso a mí la figura está sensual de las sirvientas me ponen por debajo de las enfermeras.Siempre cuando en mi época dorada iba al conejito feliz a algunas de las chicas jugabamos a este juego de la chcha sexual yo del señorito que cuando no estaban mis padres me la follaba a placer por un momento me sentía muy rico no de dinero sino de sexo de beneficiarme a esa chacha descoitada dandola mi salami.

    Dejando mi triste vida yendo a lo que nos ocupa sí la pornochacha puede ser esa mujer latina o del este o de España que la contratamos para que nos haga descotadita de buen ver todas las tareas domésticas para que nos quite nuestro polvo tanto de casa como de nuestro vientre bajo amén.

    Muchas de estas mujeres se anuncian por prensa e infernet para ser criadas pilinguis algo muy explosivo.Eso esta bien me parece algo comprensible que haya enfermos como yo que contratemos este tipo de chicas yo no puedo ahora pero yo lo haría encantadop vber una sirvienta verla y sí se puede echarlas una mano gustosos!

    No es estresante es morboso ver en tu hogar una guapa chica en casi paños menores por la casa.Cuando se agacha nos enseña la criada viciosa todo sus bajos podemos sí queremos sucumbir a esa tentación al fin y al cabo ellas son mujeres ardientes nosotros somos hombres deseosos de sus buenos servicios.

    Ventaja que se puede sacar de esto es que puedes castigarlas sí se portan mal con cachetaditas de buen rollo luego metersela mientras hacen la colada barren ser unos niños grandes muy malos con ellas ya que este es un punto muy morboso y sensual.

    Aconsejo contratar estas mujeres son una medio bendición del señor y tentación del demonio cuidado no nos podamos enamorar de sus servicios la cosa vaya a mayores de mucho placer subidón!

    Ponga una pornochacha en su vida no se arrepentirá gozará de buen placer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *