Fetichismo: Las colegialas, su sexo, y sus eróticos uniformes

colegialas portada

Muchos de nosotros hemos ido a colegios en los que llevábamos uniformes. Curiosamente estas ropas eran tremendamente sexis para ellas y bastante sosas para los alumnos masculinos. Y así, según pasaban los años, las alumnas se iban recortando los centímetros de la falda poco a poco hasta convertir al uniforme de colegiala en un fetiche más.

Porque quién no se ha sentido atraído por la chica del pupitre de al lado. Vestida con esa minifalda de tablas que te limitaba la visión justo cuando quedaba poco para que asomase ese tanga que tú simplemente intuías, una camisa blanca abierta, las calzas que llegaban hasta la rodilla dejando al aire esos mulsos que te volvían loco, y con esas dos coletas que pedían ser agarradas fuertemente por detrás, o por lo menos eso te parecía a ti.

Fetichismo: Colegialas

El problema es que esas preciosas compañeras de clase sólo tenían ojos para los chicos mayores, incluso podías ver incrédulo como el propio profesor flirteaba con ellas, y claro, viéndolas así, tan sumamente sexis, no podías más que comprender al asqueroso profe que te tenía ojeriza

Y así, en nuestra mente púber empezó a gestarse el mito de las colegialas. Un mito que vive en nuestros tiempos su máxima expresión. Y es que es ver a chicas que rozan la mayoría de edad saliendo del colegio con sus uniformes pidiendo “guerra” y muchos pierden los papeles.

Fetichismo: Colegialas

La industria del porno se ha cebado con el mito de las colegialas (aunque es en Japón, como no, donde está más popularizado) y claro, se han convertido en una perversión que trae de cabeza a muchos hombres.

Fetichismo: Colegialas

Lo mejor es que muchas de estas chicas lo saben y le sacan el mayor partido posible, hasta el punto de que convierten a esos hombres que las persiguen en pequeñas marionetas hipnotizadas por esa minifalda de cuadros que está a punto de regalarte la visión que deseas, pero que como de costumbre, siempre se para en el momento justo.

Fetichismo: Colegialas

Y así, el fetichismo de las colegialas llegó a las oscuras habitaciones de parejas, matrimonios, o desconocidos que quedan para copular así. Disfraces o uniformes, cada uno los llama como quiere. Pero todos los que tienen uno en el armario son víctimas del fetiche adolescente, de las bellas colegialas sexis.

Pornoaburrirse

Un comentario

Responder
  1. Nuestro capítulo perverso es referido a los uniformes del colegio .Pero vistos de otro prismas del mundo perverso del sexo es que ahora ellas unas zorronas se visten de colegialas adultas muy cortitas para ponernos muy palotes con las piruletas.La verdad ellas van muy descotaditas marcando pechotes muy cortitas viendolseles el tanguita braguitas o a veces con el juju al aire esaws coletas añiñadas que te dan ganas de castigarlas.

    Al final esas viciosas colegialas se iban siempre al despacho del director o se quedaban un rato con el profesor haciendo cosas subiditas de tono.

    Muchos somos como yo los que nos seguimos pajeando y algunas veces he pedido a las chicas del conejito feliz que se vistieran así para castigarlas con la bara y mi pollón las gustaba.A lo que vamos en el Hentai manga x japones o en el porno humano japonés estos vídeos de colegialas ponen y se llevan bastante.

    A ellas les gusta provocar a muchos maromos que las persiguen porque les gusta jugar a esos juegos muy perversos que tanto les pone ser al final cogidas para darlas lo que se merecen los pinchitos de polvazos juguetones!es algo que nos gusta ver que delante de esa inocencia añiñada se esconde detrás un cuerpo de mujer fogosa sensual.

    En resemen estos trajes de colegialas dan mucho morbo del bueno porque puedes hacer un buen estudio muy práctico ya que quien posea estos trajes tiene ese complejo de querer ser una niña adulta con ganas de mucha marcha y de meneos.Ponga una colegiala viciosa en su vida sexual molan mazo decirlas ay! omá que ricas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *