Cuando Elena descubrió lo que es un buen masaje sexual

masajista portada

Elena era preciosa, poseía un cuerpo escultural y lo que más adoraba era su maravilloso y elitista estilo de vida. Como cada semana, ella acudía a su cita con el masajista. La encantaba darse un buen masaje antes de que llegara el fin de semana, y había encontrado unas manos excepcionales en su centro de belleza de toda la vida.

Pero hoy Elena se había olvidado de la ropa interior. Ella no sabía muy bien si esto lo había hecho intencionadamente o simplemente había sido un descuido, pero ni corta ni perezosa, cuando la tocó pasar a la sala en la que sólo había una camilla y unos cuantos botes de crema, no dudo en ponerse la mini toalla encima de su cuerpo desnudo.

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Cuando empezó la función, Elena no podía relajarse. No la había pasado nunca. Casi siempre se quedaba completamente dormida, pero hoy estaba muy, pero que muy cachonda, y cuando las manos de su masajista rozaron sus zonas más íntimas, se la escapó un gemido de placer que puso completamente erecto a aquel masajista con suerte.

Él no dudó en probar suerte, comenzó a meter sus dedos llenos de crema en el sexo de Elena que no podía, ni quería poner ningún tipo de objeción. Cuando el masajista se dispuso a coger un poco más de crema notó como una nariz le rozaba la bragueta del pantalón. Era Elena.

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Ella le bajó los pantalones y se introdujo su verga en la boca. Tras una buena mamada, él no pudo más, se desnudó y arrancó de cuajo la mini toalla del cuerpo de Elena.

Empezaron a follar de una forma animal. La cabeza de Elena hacia mucho tiempo que se había entregado a los placeres del cuerpo. Y a cuatro patas, no paraba de ser embestida por su masajista favorito.

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Tras correrse por primera vez, no lo dudó. Elena se montó sobre su presa y comenzó a cabalgar buscando tan sólo su propio placer. De lo que no se había percatado era de que su “partener” no paraba de gemir, y de pronto notó como un gran chorro de semen se introducía por su sexo.

El juego había acabado, y Elena, de vuelta a la realidad, ya sólo podía pensar en su cita de la semana que viene y en su nueva ración de masaje y sexo.

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Paciente follada por masajista

Pornoaburrirse

Un comentario

Responder
  1. Tenemos a la típica mujer buscona que va a darse sus masajes los fines de semana ella se llama Elena una joven lolita viciosa como digo a que ese maromo la diera sus masajes.Ella normalmente se quedaba frita pero esta vez la viciosa tenía muchas ganas de buena marcha no pares sigue sigue le gusta el mueve.

    Pasando a la acción este la masajreo la dio el aceite con su salami a punto este la reventó a buenos pinchitos de polvazos.Ella notó dabuten su entrebajo bien erecto.

    Tras ello ella no lo dudó le bajo el pantalón viendo ese pollón se agachó al buen pilón para hacerle las mamadas de su boca lengua húmedas.

    De allí se pasó al final feliz perverso bdev las posturas sexuales dos de pilón misionera de buenos mete sacas pollón chumino cañeras,de medio taladro con perraca de buenas media perforaciones y medias cabalgadas cañeras más de pilón misionera con buenos mete sacas pollón chumino cañeras dandola mucho placer.

    Con esto se correrá de semen lefa en la cara de la bien follada dandola mandanga de la buena.

    Que tatu más precioso tiene la buscona viciosa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *