El Corsé, un objeto mítico para la erótica y el sexo

Corse

La imaginería erótica popular tiene entre sus totems todo tipo de figuras de lencería y artilugios de belleza. Pero entre todos esos artilugios el corsé destaca especialmente. Sea por su carácter constrictor. Sea por su capacidad de hacer esbelto lo relleno. Sea por lo que sea el corsé (corset en el original francés) lleva instaurado desde la antiguedad con más o menos fuerza como un complemento total. Como el complemento erótico total.

Desde el Antiguo Egipto hasta nuestros días el corsé ha generado tanta polémica como excitación. El ser humano, en su contínua búsqueda de placer ha modificado y cambiado el orden de las cosas para encontrar en ellas el deseo y su divertimento. Así, si el corsé trataba de tapar a base de palos y telas el pecho femenino, las modificaciones terminaban por convertirlo en el mejor WonderBra de la humanidad.

Su capacidad de transformar en esbelto las imperfecciones del día a día lo han convertido en objeto de culto, un objeto que añadido a un buen liguero es capaz de trastocar la imaginación, la calma y el temple de cualquier hombre o cualquier mujer.

Pero no todo iban a ser buenas nuevas para este instrumento de placer: Napoleón lo odiaba (creía que provocaba infertilidad) y la Revolución Francesa lo prohibió. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, con pocas ganas de fiesta, el Corsé quedó relegado a lo erótico y comenzó a convertirse en un objeto mítico.

Una mítica que regresa ahora, en pleno siglo XXI, con el corsé adaptado a los gustos y los tiempos. Para nuestro delite y disfrute. Para que aquello que nació para embellecer continúe haciéndolo pase el tiempo que pase, pese a los gustos de quien le pese.

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Corse

Pornoaburrirse

Un comentario

Responder
  1. Curiosa historia de esta prenda el corsé una prenda placenetéra pero muy dolorosa porque a mí me produce morb o ver a una mujer bien ajustadita de pechotes,chumino raso,marcando buen culito ya que se pone hasta más perraca tienes un sexo extremo asegurado.
    Pero desde luego esta prenda haya generado polémica en Napoleón,en el siglo XX Las pin ups la llevaban sin tapujos ya que excitaban y ahora en estos tiempos estas prendas es verdad que parece que aprietan perop se han puesto elementos que se puedan poner de manera facil y simulen que aprietan mazo aún así como digo es una prenda que hace eñl erotismo más extremo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *