Diccionario porno: Femdom. Cuando la que manda es ella

Diccionario porno: femdom

Sí, sí, sí. Ya hemos hablado de las muchas virtudes del bondage, el BDSM y otras muchas lindezas sexuales. Pero hoy en nuestro diccionario porno os traemos el término “Femdom”, en donde la que manda es ella.

Y es que esta palabreja se refiere a la dominatrix de toda la vida. A esa mujer fatal que disfruta vejando y excitando a los hombres a base de tratarlos como si fueran simples animales de granja. Una relación sadomasoquista en la que el único que sufre es el partener masculino, eso sí, por voluntad propia y gozando a la vez que le aprietan en la cara el culo de una “Ama” cabreada.

Diccionario porno: Femdom

Diccionario porno: Femdom

Pero es que aunque parezca que esta variedad tiene poco tirón, lo cierto es que no es así. Muchas son las páginas webs que tienen en esta actividad una categoría más, y sólo hay que ver el número de visitas que reciben para darse cuenta de que son muchos los hombres a los que les gusta que una mujer lleve las riendas de la relación y además, tenga un látigo en la cama.

Diccionario porno: Femdom

Diccionario porno: Femdom

Porque esto de las dominatrix ha existido desde que el mundo es mundo. Cadenas, collares, fustas, látigos máscaras o correas han estado en los armarios de estas mujeres de armas tomar desde el amanecer de los tiempos. Porque hay muchos que disfrutan y llegan al éxtasis con una tensa correa guillotinando su verga. Para gustos, los colores.

Diccionario porno: Femdom

Diccionario porno: Femdom

Diccionario porno: Femdom

Pero es que por otro lado, las dominatrix tienen en su catálogo muchas actividades lúdicas con las que deleitar a sus pequeños conejillos de Indias. Vejar con sus partes íntimas a los hombres, o usar consoladores para que las den placer sin utilizar el sexo masculino son muy habituales en estas acciones de BDSM. Y es que en el fondo tiene que ser morboso (si te gusta eso de ser dominado) el ver como una mujer enfundada en látex o en cuero te lleva por los oscuros caminos de la perversión, el placer y el dolor.

Así que si estáis aburridos del folleteo convencional, no lo dudéis. Poneros en contacto con una de estas mujeres cabreadas y experimentar nuevas sensaciones en esto del sexo. No os arrepentiréis. ¿O sí?

Pornoaburrirse

Un comentario

Responder
  1. Es gustoso de vez en cuando que este rollo Feedom las mujeres sean las que llevan la batuta de ser las chicas dominantes.Algunas veces en el conejito feliz me gustaba jugar coin las chicas a este juego vistiendolas de profesoras s´´adicas la verdad me gustaba como me maltrataban me arrastraban como un perrito,etc,

    Lo que se trata aquí que una mujer mandona ama sádica somete a un hombre sumiso a sus buenos caprichos perversos porque muchos sementales quieren quedar por debajo de una mujer que les castigue les ordene eso es algo muy morboso.

    Esto esta siendo un rotundo éxito ya que vídeos de estos son muy solicitados ya que muchos paladares perversos disfrutan viendo como una tía da latigazos o pollazos con dildo a un maromo que esta siendo su perrito humano.

    No solo eso las amas pueden atarles amodorzarles enmascararles hasta amordazar o poiner pinzar o blolas en boca hasta en los mismisimos miembros viriles para sentir esos dolores apretados que se entremezclen con obedecimiento placer a la ama sadomasoquista con estas pruebas dueras de dominacion sensual.

    Lo mejor de todo es que a parte de sufrir dolores os pueden joder con un cinturón dildo daros por el culo en el ojete nui de buenos tras tras anales de buenas cabalgadas de joder bien el culo a un hombre bien enculado.Claro es bueno darse este doloroso placer que una ama de buen latex armada de sadismo te de tus dosis de castigo que nunca te imaginas en la vida cotidiana.

    En esemen recomiendo gratamente probar esta experiencia de una mujer ama dominatrix tienen muy buenos servicios y os recomiendo a Minerva Mistrees y Ama Mónica si vivís por Barcelona ellas os pueden dar sesiones no solo subiditas de tono sino de buen dolor sádico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *