¿Comer pollo afecta al tamaño del pene?

PETA, el grupo animalista, afirma que si

Comer pollo afecta al tamaño del pene

Si los informes de la Organización Mundial de la Salud no eran suficientemente alarmistas para replantearse el consumo de carne roja, la organización animalista PETA ha decidido subir la apuesta y tirar por el siempre eficaz atajo del miedo para convencer a la gente de que comer pollo tampoco es una buena idea.

Y es que según un vídeo publicado recientemente por PETA (People for the Ethical Treatment of Animals, personas por el tratamiento ético de los animales), el consumo de pollo durante el embarazo podría tener una relación directa con el tamaño del pene del niño. “Comer pollo puede hacer que el pene de tu hijo sea pequeño”, señala este vídeo para dejar claro cuál sería ese supuesto efecto sobre el miembro del pequeño. PETA, señala un estudio del Instituto Nacional de Salud estadounidense (NIH) para argumentar su discurso.

Según este informe, los ftalatos -un compuesto químico presente en los plásticos pero detectado también en la carne de algunas aves- pueden tener un efecto directo en el desarrollo de los genitales del bebe antes de nacer. Un estudio, por cierto, de 2008, y en el que no se cita en ningún momento el pollo. Pero en PETA han optado por obviar estos detalles e ir directamente al grano, resumiendo los supuestos resultados con unas cuantas sentencias entre lo curioso, lo alarmista y lo científicamente cuestionable. “Cuanto más pollo comas, más pequeño será el pene”, aseguran antes de rematar la faena con un genial “¿Preocupada por el tamaño del pene de tu hijo, futura mamá? Pues no comas pollo”.

Las críticas recibidas por esta asociación animalista que promueve la dieta vegetariana y vegana no se han hecho esperar. No sólo por el tono que utiliza en este vídeo, sino también por centrar su discurso en algo como el tamaño del pene. Según recoge The Mirror, incluso conocidos militantes veganos han protestado por un mensaje que parece dejar muy claro que, más allá de comer o no comer pollo, tener un pene grande es mejor.

Lo que está claro es que, gracias a los genios de marketing de PETA, a partir de ahora ya tenemos un nuevo chiste que sumar a la lista: “Tu madre comía mucho pollo cuando estaba embarazada, ¿verdad?”.

– Fuente: 20minutos.es

Un comentario

Responder
  1. ¡Y PETA lo ha vuelto a hacer…! La verdad que sus campañas publicitarias no dejan indiferente a nadie.
    Señoras y señores, si ustedes quieren coman pollo, y ¡polla también! Sólo asegúrense de su procedencia.
    Me pregunto qué repercusión hubiera tenido este comercial si se centrara en el tamaño de las tetas… Pero claro, el tamaño del pene es gracioso, el de los pechos es sexismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *