Alicia en su erótico y pornográfico país de las maravillas

Alicia estaba leyendo a solas en su habitación, perdida en ese mundo de las maravillas en el que la gustaba vivir. Iba vestida con unos shorts rosas y una camiseta blanca, y no sabía si era la lectura o sus adicción al sexo , pero el caso es que ella estaba muy, pero que muy cachonda.

 

El día que Penélope folló en la destartalada habitación del Motel

Penélope no iba ni siquiera a vestida para la ocasión. Llevaba una camiseta ceñida, de esas que ella usaba para estar en casa, y unos pantalones cortos. Había decidido salir a hacer una ruta de senderismo y la tocaba hacer noche en un viejo motel, el único que había encontrado por la zona.

 

La tremenda mamada de cumpleaños de Sandra

Sandra llevaba tiempo pensando en cuál sería el mejor cumpleaños para su novio. Transcurrían los días y el día del evento se acercaba. Así que mientras visionaba una peli , de esas que la hacían pasar un buen rato a solas en su habitación, decidió que lo mejor que podía hacer a su chico era convertirse en actriz porno por un día.

 

El "sex on the beach" más pornográfico de la rubia Martina

Martina era escultural. Estaba disfrutando de un espectacular día de playa junto a su chico nuevo. Estaban en una cala abandonada. Un paraíso natural en el que sólo estaban ellos dos. Su acompañante era una “pieza” que había cazado la noche anterior y que la ponía muy, pero que muy cachonda.

 

Las perversiones de Emily, su, amigo y su nuevo juguete sexual

Emily era una chica normal. No era la más bella, ni siquiera podía presumir de tener una delantera de vértigo o unas curvas sinuosas. Pero lo que sí que tenía claro era que la gustaba el sexo, y mucho.

 

La excitante primera doble penetración de Sara en la piscina

Sara estaba en la piscina, desnuda, tomando el sol como cada día. Su mansión con jardín era su pequeño paraíso en donde ella cumplía sus fantasías más íntimas. Su marido nunca estaba en casa. Sus compromisos laborales la permitían descubrir su sexualidad mientras él la dotaba de todas las cosas materiales que siempre había deseado.

 

Cuando Elena descubrió lo que es un buen masaje sexual

Elena era preciosa, poseía un cuerpo escultural y lo que más adoraba era su maravilloso y elitista estilo de vida. Como cada semana, ella acudía a su cita con el masajista. La encantaba darse un buen masaje antes de que llegara el fin de semana, y había encontrado unas manos excepcionales en su centro de belleza de toda la vida.

 

El encuentro sexual de Erika y el fetichista de la lencería

Era nueva en el país. Por motivos laborales había tenido que abandonar sus Suiza natal. Atrás quedaron sus amigos y sus perversos encuentros sexuales a la luz de las velas. Ahora sólo tenía un nuevo trabajo, una maleta que deshacer y una habitación de hotel.

 

La primera vez que Lola se tragó el semen de su amigo

Lola era una joven caprichosa que aún no había cumplido los 17. Era guapa, sexi y no tenía tabúes a la hora de practicar el sexo, una de sus grandes pasiones. Pero hasta ese momento su único remilgo en la cama era que no había probado el semen y claro, una ninfómana como ella tenía que testar algo tan jugoso.