Catalina la Grande y sus muebles eróticos

muebles-eroticos

Hoy os hablaré de un mito. Una historia de muebles eróticos que, hasta no hace mucho, no tenía pruebas reales de su existencia, al menos al alcance de cualquiera como hoy día. La protagonista de la misma fue Catalina la Grande, propietaria de peculiares objetos que también pertenecieron a las galerías de arte de la familia Romanov y que, en sus inicios, formaron parte del decorado de uno de los palacios de la histórica noble.

Durante la segunda guerra mundial, en uno de los palacios de Tsárskoye Selo, soldados soviéticos encontraron una habitación que hoy en día podría parecerse a una sala de despedidas de soltera. Al hallar tan semejante y peculiar habitación, hicieron una docena de fotos documentales pero no destruyeron absolutamente nada.

Muebles eroticos

Sin embargo, la mayoría de los enseres que se ven en las fotos que publicamos abajo, se perdieron en las llamas de la guerra. Los que quedaron intactos, serían destruídos en 1950 cuando formaban parte de una galería de arte.

Ni más ni menos que una habitación erótica: paredes repletas de penes de madera en diferentes formas, sillas, escritorios y todo tipo de mobiliario decorado con formas e imágenes pornográficas. Arte bizarro digna de una personalidad adelantada a su época:

Muebles eroticosMuebles eroticosMuebles eroticosMuebles eroticosMuebles eroticosMuebles eroticosMuebles eroticosMuebles eroticos

Pornoaburrirse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *